Cancer De Piel



El cáncer de piel es una enfermedad producida por el desarrollo de células cancerosas en las capas exteriores de la piel. Existen dos tipos: el tipo no melanoma y el melanoma. El cáncer de tipo no melanoma es el más frecuente (representa más o menos la mitad de los casos) y se denomina de esta forma porque se origina a partir de otras células de la piel que no son los melanocitos. Aunque puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, es más frecuente que se presente en la cara, cuello, manos y brazos. Aunque se trata de un cáncer frecuente, el índice de supervivencia es alto. En España el cáncer tipo no melanoma, en 1995, representó el 0,6% de todas las defunciones por cáncer para ese año y una tasa de mortalidad de 1,3 por 100.000 habitantes. Esta cifra es parecida para el tipo melanoma, habiendo supuesto para ese año, el 0, 7% de las defunciones y una tasa de mortalidad de 1,6 por 100.000 habitantes. TIPO MELANOMA Tumor melanocítico maligno que se origina en una zona pigmentada de la piel, las mucosas, los ojos o el SNC. La exposición solar se considera un riesgo, al igual que los antecedentes familiares. Este tumor es poco frecuente en la raza negra. Un 40 a 50% de los melanomas se desarrollan sobre nevos pigmentados y los restantes surgen a partir de los melanocitos de la piel normal. Los melanomas de la infancia, muy infrecuentes, se originan siempre sobre nevos pigmentados gigantes, presentes en el momento del nacimiento. Se debe de tener especial atención en cambios de tamaño, cambios de color, sobre todo extensión de una coloración blanca, azul o roja a la piel circundante normal, cambios en las características de la superficie, la consistencia o la forma y, sobre todo, signos de inflamación de la piel que lo rodea, con ulceración, hemorragia, prurito o dolor. La curación depende de la precocidad del diagnóstico y el tratamiento. Se describen cuatro tipos fundamentales de melanomas: - El melanoma tipo lentigo maligno se origina sobre lentigos malignos (peca de Hutchinson o melanoma in situ) y aparece en la cara u otras áreas expuestas al sol, sobre todo de pacientes ancianos. En el melanoma de tipo lentigo maligno se produce invasión de la dermis por los melanocitos malignos, con el riesgo consiguiente de metástasis. - El melanoma de extensión superficial constituye 2/3 de los melanomas. Suele ser asintomático y se caracteriza por menor tamaño que el lentigo maligno, produciéndose sobre todo en las piernas de las mujeres y el tórax de los varones. Histológicamente los melanocitos atípicos infiltran la dermis y la epidermis. - El melanoma nodular representa del 10 al 15% de los melanomas y se puede localizar en cualquier lugar del organismo y su color varía desde gris perla a negro. A no ser que se ulcere, el melanoma nodular suele ser asintomático, aunque el paciente acude a consulta porque la lesión aumenta de tamaño con rapidez. - El melanoma de tipo lentiginoso acral, aunque es poco frecuente, constituye la forma de melanoma con mayor incidencia en pacientes de raza negra. Se origina en la piel palmar, plantar o subungueal. Histológicamente es similar al melanoma lentigo maligno. También se producen melanomas en las mucosas oral y genital y en la conjuntiva. Los melanomas de mucosas (sobre todo los anorrectales), que son más frecuentes en los pacientes de razas distintas a la blanca, se asocian con un mal pronóstico. TIPO NO MELANOMA Se incluyen una serie de tumores que no son melanoma, como el carcinoma de células escamosas. Se desarrolla en las capas intermedias de la epidermis y supone el 20% de todos los casos de cáncer de piel. Aparece normalmente en áreas que han estado expuestas al sol, como la parte superior de la nariz, orejas, frente, labio inferior y dorso de las manos. También puede darse en zonas de la piel que hayan estado en contacto con productos químicos, sometidas a radioterapia o quemadas. Generalmente, suele presentarse un abultamiento rojo y duro. A veces, puede tener un aspecto escamoso, o sangrar y desarrollar una costra que nunca cura. A medida que aumenta de tamaño va teniendo forma nodular y, en ocasiones, presenta una superficie verrugosa. Al final, se convierte en una úlcera abierta y crece dentro del tejido subyacente. A través del sistema linfático, puede extenderse a cualquier parte del cuerpo. El carcinoma de células basales es el tipo más común de cáncer de piel no melanoma. Afecta a la capa inferior de la epidermis, formada por células basales. Suele darse en aquellas zonas que han estado expuestas al sol, como la cabeza y el cuello. Su crecimiento es lento y rara vez se extiende a otras partes del cuerpo, por lo que es menos agresivo que el carcinoma de células escamosas. El aspecto que presenta es un pequeño abultamiento con una apariencia suave y brillante. Pero también puede tener forma de cicatriz, siendo firme al tacto. No es infrecuente que vuelva a aparecer una vez que la persona ha sido tratada. Del 35% al 50% de las personas diagnosticadas, desarrollarán un nuevo cáncer de piel en un plazo de cinco años a partir del primer diagnóstico. Otros tipos menos frecuentes: * Sarcoma de Kaposi: Se origina en la dermis, aunque también puede darse en los órganos internos. Adopta dos formas: a) la que se desarrolla en las persona enfermas con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Esta forma crece muy deprisa y suele afectar a los órganos sanguíneos de los órganos internos. El aspecto característico es una peca rosada, roja o púrpura de forma redondeada u ovalada en cualquier parte del cuerpo, aunque es más frecuente en la cara. Estas pecas con el tiempo se van extendiendo a varias zonas del cuerpo, incluso en órganos internos, causando hemorragia. b) antes de la aparición del SIDA, sólo la solían presentar ancianos de origen europeo mediterráneo. En estas personas crece de forma muy lenta sobre la piel y rara vez se propaga. Suele aparecer como una mancha de color violáceo o pardo oscuro en las piernas o en los dedos de los pies. Suele aumentar su profundidad ocasionando una úlcera sangrante. También puede diseminarse por la pierna. * Linfoma cutáneo: La dermis contiene un número considerable de linfocitos y este tipo de tumor se produce cuando estos se vuelven malignos. El tipo más común de éstos, es el linfoma cutáneo de células T o micosis fungoide. Se desarrolla durante varios años, de forma muy lenta. En los estadios iniciales, se puede notar picor en la piel y presentar zonas oscuras y secas. Cuando la enfermedad se ha desarrollado se la denomina micosis fungoide. Esta enfermedad puede extenderse a través de los vasos linfáticos a otros órganos como el pulmón, hígado, etc. Cuanto más pronto se realice el diagnóstico, más posibilidades hay de curación.
  • Dolor punzante y piel sensible al tacto
    Gansito06-12-2016 21:39:09
    Se presenta dolor, indistintamente en cualquier lugar del tronco o extremidades, es punzante y la piel en ese lugar se torna muy sensible al tacto
  • Consulta cancer
    Darteagao29-11-2016 23:26:24
    hola buenas tardes quisiera saber que significa el siguiente concepto: esteatosis hepatico de gradop 3 con nodulo solido de 16mm de diametro en el segmento 6 de probable naturaleza metastasica y extenso proceso infiltrativo que afecta la region recto sigmoideas y tercio medio del sigmoides en una longitud de 11cm
  • Manchas en la piel del pene
    Luiserbixx30-10-2016 18:09:48
    Me han salido unas manchas en el pene y han ido evolucionando y extendiendose.
  • Mncha rosa en el cuerpo del pene
    Paul sanabria 05-10-2016 17:12:34
    Buenas me aparecio una mancha rosa y un poco escamosa en la piel del cuerpo del pene al principio pense que desapareceria pero no a tampoco me duele ni me da picazon y es solo una mancha que son dos semanas que no desaparese como puedo hacer que desaparezca y tampoco nunca e tenido relaciones sexuales me masturbo pero algunas beses.
  • Fisuras en el pene
    Router321-09-2016 11:56:27
    Buenos días. Estoy operado de fimosis hace ya más de treinta años, hace un par de años empecé a notar que al tener relaciones se me hacían como una fisura alrededor del pene, entre el glande y este. Consulte con un dermatólogo de la seguridad social y me dijo que era un tipo de balanitis, no me puso ningún tratamiento especifico solo que cuando me sucediese me diera (Bertrán crema). Así lo hice, me lo daba solo cuando se me presentaban las fisuras. Como no mejoraba leí el prospecto y vi que el tratamiento con esa crema se podía administrar dos veces al día entre dos y cinco semanas…me lo estuve dando dos veces al día durante dos semanas y parecía haber mejorado. Solo que ahora me han aparecido justo encima de una parte de la fisura ya cicatrizada como si fuese piel abultada de color blanco alargado y de un milímetro por tres. Hay otra al lado más pequeña, al tacto es como si fuese piel que ha crecido sin liquido, no es tipo ampolla
    No sé de qué puede tratarse…si algún tipo de hongo, herpes o algún otra cosa. He dejado de ponerme el Brentan porque en el prospecto dice que está contraindicado para el herpes, por si acaso.
    Si pudiese ayudarme les quedaría muy agradecido…Tengo algunas fotos, por si fuese necesario.
    Saludos y gracias de antemano.

Escriba un Comentario

  • Nick    
ranktrackr.net